martes, 18 de julio de 2017

Cómo lavarse los dientes correctamente para mejorar tu salud intestinal

Hola paleos, escribo para explicar cómo me lavo yo los dientes, y la repercusión que ello puede tener en nuestra salud intestinal. La boca, es la puerta de entrada de patógenos y comida a nuestro cuerpo. Los dedos van a la boca, nos mordemos las uñas etc. Eso puede hacer que entren patógenos. Por ello, la boca ha desarrollado mecanismos para frenar los gérmenes, como por ejemplo: el ph, la salinidad pero sobre todo la saliva. En la boca viven bacterias, que se ven afectadas por lo que comemos, la masticación, el movimiento de la lengua, si respiramos por la boca o no; y por supuesto la microbiota de la boca, se ve afectada por la higiene bucal.

Es importante saber lavarse los dientes correctamente. Las autoridades sanitarias nos recomiendan lavarnos los dientes 3 veces al día. Pero ¿lo estamos haciendo bien? ¿Es suficiente? ¿Es demasiado? No lo sé. Desde luego, la salud del sistema digestivo, depende en gran medida de la boca; que es el inicio del sistema digestivo.

Pienso, que la mayoría de las personas, no se lava los dientes correctamente, porque solo hacen la primera parte del proceso, y se dejan otras tres partes por hacer. Veamos en que consiste ese proceso, de lavarse los dientes que dividiré en cuatro partes. Para lavarnos los dientes necesitaremos el siguiente material:

  • Pasta de dientes
  • Cepillo de dientes
  • Hilo dental
  • Rascador de lengua
  • Cepillo interdental fino




El material lo podéis conseguir en supermercados y farmacias. A continuación os dejo un enlace para adquirir el que yo uso. Si compráis a través de ese enlace, recibo un 5% de descuento.



Ahora sí, veamos las 4 partes del proceso de lavarse los dientes:


Parte 1
Cepillarse los dientes

Mucha gente, termina aquí su rutina de lavarse los dientes, y aún le quedan otros tres pasos.
En mi opinión, cepillarse los dientes solo sirve para eliminar trozos muy grandes de comida, y para enjuagarte la boca con la pasta de dientes.


Parte 2
Pasarse el hilo dental

Dependiendo de la morfología de la boca de cada uno, habrá personas que puedan pasarse el hilo por entre todos los dientes, y otros simplemente podrán pasárselo solo entre los molares. Intentadlo. Yo si que puedo, y me paso el hilo dental entre todos los dientes, con cuidado de no golpear la encía. Si sangra un poco, no es para alarmarse. Frotamos hacia delante y hacia atrás. Esto lo que hará, es despegar las bacterias anaerobias, y así evitaremos la acumulación de sarro en los dientes.

En esta revisión de estudios [1] pasarse hilo dental redujo la incidencia de gingivitis comparado con solo lavarse los dientes. Sorprendentemente, otras revisiones dicen que no elimina la placa ni mejora la gingivitis [2]. Los autores dicen que los estudios son muy diferentes. En mi opinión, si que marca la diferencia, porque a poco que busquemos, en este otro estudio[3],si que vieron que el hilo dental quita algo de sarro y previene enfermedades periodontales. Yo después de usar el hilo dental, veo que saco trozos de comida y fibras de la carne.

Parte 3
Quitar el sarro próximo a la encía

Aquí podemos usar un cepillo interdental, que tiene un alambre para rascar el diente, cerca de la encía ,pero sin tocar la encía. También podemos usar, un palillo de los dientes de madera. Así, despegamos el sarro que se haya podido formar.

Parte 4
Rascarse la lengua

Una vez lavada la boca, pasado el hilo dental y eliminado el sarro, pasaremos el rascador por la lengua. Empezando por la parte cercana a la garganta, pasaremos el rascador presionando y lentamente bajando, hasta la punta de la lengua. Hay veces que se ve como una especie de moco. Repetir el proceso tres veces.

Eso se llama "mouth scraping". En el siguiente estudio con pacientes que tenían inflamación en las encías [4] , se vió que rascarse la lengua, redujo las bacterias Mutans streptococci, que se sabe que están relacionadas con enfermedad periodontal. En otro estudio, se concluyó que rascarse la lengua redujo los compuestos volátiles de sulfuro [5] , que son los causantes del mal olor en el aliento. En este otro estudio, compararon la cantidad de bacterias en la saliva, si solo se lavaban los dientes, o si se lavaban los dientes y además se pasaban el rascador de lengua. Pues bien, usar el rascador, redujo de forma significativa la cantidad de bacterias en la saliva [6]

Espero que os haya gustado el artículo y que experimentéis esta forma de lavarse los dientes. Compartid el artículo en vuestras redes sociales y así conseguiréis que llegue a más gente.

Saludos de Jordi Paleo


Estudios

[1] Plaque-removal efficacy of four types of dental floss.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18251638

[2] The efficacy of dental floss in addition to a toothbrush on plaque and parameters of gingival inflammation: a systematic review
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0025473/

[3] Flossing to reduce gum disease and tooth decay
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0032936/

[4]The effect of tongue scraper on mutans streptococci and lactobacilli in patients with caries and periodontal disease
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16032940

[5] Tongue-cleaning methods: a comparative clinical trial employing a toothbrush and a tongue scraper.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15341360

[6] Impact of different tongue cleaning methods on the bacterial load of the tongue dorsum.
 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18460399


No hay comentarios:

Publicar un comentario